05-05-2018

La hiperhidrosis es el exceso de sudoración localizado generalmente en axilas, plantas de los pies y palmas de las manos, aunque también puede afectar a la cara y al cuero cabelludo.

La zona más frecuentemente afectada son axilas y manos. Esto afecta gravemente la calidad de vida de quienes la padecen tanto en lo personal como en lo laboral y lo social. No solo por tener que cambiarse de ropa y ducharse varias veces al día, sino por la mala imagen que da mostrarse con las axilas mojadas en una reunión de trabajo o tener que secarse antes de estrechar la mano, sin mencionar las dificultades al escribir, hacer deporte y socializar. Todo esto lleva a un estado de estrés y ansiedad que a su vez agrava el cuadro provocando más sudoración.

Los tratamientos de elección para este tipo de afección son infiltrar localmente medicamentos que inhiben la sudoración. Es un tratamiento ambulatorio, el paciente al terminar la aplicación del tratamiento puede volver a su rutina normal. Se aplica mediante inyecciones en las axilas o plantas de las manos bajo efecto de anestesia tópica o infiltrativa. Su efecto suele durar entre 4 meses y 1 año.

Otro tratamiento para combatir la hiperhidrosis axilar es mediante técnicas láser, esto se realiza bajo anestesia local y mediante una fibra láser se destruyen gran parte de las glándulas sudoríparas de la zona a tratar disminuyendo considerablemente la sudoración del área.  Para un resultado óptimo y duradero, se requieren de una a tres sesiones. Este tratamiento a diferencia del antes descrito, es definitivo y, las molestias en la recuperación son mayores.

No todas las personas que padecen esta afectación conocen las posibles soluciones que tienen a su alcance, si eres uno de ellos, deja de pasarlo mal y opta por la solución que más se ajuste a tus necesidades.